Partiendo de que cada niño es único y diferente, hay una serie de beneficios comunes del uso de herramientas visuales en el proceso de enseñanza-aprendizaje con los niños y niñas. Los beneficios son múltiples, y dependen de cada herramienta que utilicemos y el objetivo que con ella queramos alcanzar.

Por ejemplo, las secuencias visuales potenciarán más la autonomía, o el visual thinking mejorará más la memoria. Entonces, ¿qué beneficios tiene lo visual para todos los niños y niñas? Vamos a ver los 5 grandes beneficios del aprendizaje visual en la infancia.

1) Los niños y niñas aprenden de forma más rápida.

El cerebro procesa más rápido información visual, en concreto, 60.000 veces más rápido que un texto. Por tanto, si enseñamos de forma visual, conseguimos transmitir las ideas, la información necesaria de una forma más rápida y precisa.

Podemos retomar la popular expresión “una imagen vale más que mil palabras”, y profundizar en cómo a nuestro cerebro le resulta más fácil comprender una imagen que un conjunto de palabras.

2) Mejora la memoria.

Las imágenes se quedan en la memoria a largo plazo. Tanto la memoria a corto como a largo plazo almacenan información, pero la primera es limitada. Las imágenes ayudan a los niños y niñas a darle sentido al contenido de un mensaje, aumentando las posibilidades de retención de los materiales.

Según la Doctora Lynell Burmark, consultora de educación especializada en alfabetización visual: “… a menos que nuestras palabras, conceptos e ideas estén enganchados a una imagen, entrarán por un oído, navegarán por el cerebro y saldrán por el otro. Las palabras son procesadas por nuestra memoria a corto plazo […]. Las imágenes, por otro lado, van directamente a la memoria a largo plazo, donde quedan grabadas de forma indeleble ".

3) Desarrolla la concentración y mejora la atención.

Las imágenes, pictogramas e información visual presentan una ventaja respecto a la palabra: son estáticos. Puedes mirarlos el tiempo que sea necesario, mientras que la palabra es móvil, desaparece.

El habla es algo transitorio, es decir, se mueve. La palabra desaparece inmediatamente después de ser dicha. De hecho, las palabras habladas pueden desaparecer por completo antes de que el cerebro del niño registre que has dicho algo.

Cuando usamos herramientas visuales con niños, esos apoyos visuales permanecen presentes todo el tiempo que sea necesario para que el niño concentre su atención y extraiga la información que necesita.

Por tanto, permiten desarrollar la concentración y mejorar la atención

4) Facilita la comprensión.

La comprensión de ideas, de conceptos o incluso de situaciones sociales. Lo visual va a clarificar la información verbal. La comunicación verbal es compleja. No son sólo las palabras que se dicen. La comprensión depende de la comprensión del vocabulario, el lenguaje corporal, la inflexión vocal y muchos más elementos que crean conjuntamente un significado. En muchos casos, puede llegar a ser complejo interpretar toda esta información.

Por ello, las imágenes y otras herramientas visuales mejoran la comprensión. Aunque el proceso de comunicación verbal seguirá presente, reforzamos la palabra con lo visual y con ello, conseguimos eliminar las barreras de comunicación.

5) Fomenta la autonomía.

El proceso de aprendizaje visual permite ir avanzando según el ritmo individual de cada niño. Con herramientas como el horario visual o una secuencia visual, fomentamos que los niños y niñas sean mucho más autónomos en su proceso de aprendizaje.

Estos son algunos de los beneficios que tiene para los niños y niñas el aprendizaje visual. Las diferentes herramientas visuales se centrarán en alcanzar objetivos concretos o facilitar procesos, cada una de ellas con múltiples beneficios para ellos.


Este artículo está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional.